Patrimonio

Debagoieneko Ondarea

Gure eskualdeko ondarea ardatz hartuta bideo bat dago ikusgai:

 

1bergara

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=yGnNIEDbibo

 

 

 

 

AddThis Social Bookmark Button
   

Edad Media

Durante los siglos XIII y XIV los Reyes de Castilla fundan cuatro villas en nuestra comarca: Arrasate, Bergara, Leintz Gatzaga y Elgeta respectivamente. Las nuevas poblaciones aseguran al Rey el camino comercial desde Castilla hacia la costa y contribuyen a hacer frente al poder de los linajes.
A partir de su fundación, los municipios desarrollan una estructura urbanística propia de la Edad Media: construcción de cercas, portales para controlar los accesos, calles longitudinales y cantones perpendiculares para desplazarse de un extremo a otro fácilmente.
Hoy en día, no sólo es posible encontrar alguno de éstos elementos, sino que también podemos admirar edificios y detalles de ésta época.
La morfología medieval de Leintz Gatzaga apenas se ha alterado a lo largo de los siglos.
Los cascos de Bergara y Elgeta también mantienen el trazado medieval de sus calles y, en Arrasate, sorprende ver la perfecta forma elíptica de su casco desde la colina de Santa Bárbara.

Arrasate

1arrasate

El núcleo histórico de Arrasate, villa fundada en 1260, sigue el entramado característico de la Edad Media. Lo conforman tres calles longitudinales, Iturriotz, Erdiko Kale y Ferrerías y, dos cantones transversales. Todo ello da como resultado un conjunto de forma elíptica.

 

Los recientes hallazgos han permitido sacar a la luz parte de la muralla original. El acceso se realizaba a través de 5 portales de los cuales 3 han llegado hasta nuestros días y presentan el aspecto que tuvieron en los siglos XVII y XVIII: el de Zurginkantoi, Concepción y Portalón. Este último se sitúa al inicio de la calle Erdiko Kale, un lugar estratégico del Camino Real.
La iglesia de San Juan Bautista es el único ejemplo de arquitectura religiosa gótica. La encontramos en el centro del casco histórico y destaca al exterior por sus contrafuertes, gárgolas y vanos apuntados. A 17 metros de altura, las claves de las bóvedas de crucería representan interesantes motivos heráldicos, florales y religiosos típicos del gótico.

 

Bergara

1bergara

La Carta Puebla de la fundación de “Villanueva de Vergara” data de 1268. Al igual que otras nuevas villas de la época debió estar cercada pero no se han podido encontrar restos suficientes que dibujen su perímetro exacto.

 

Paseando por las tres calles principales del casco histórico de Bergara descubrimos el entramado de la estructura medieval. Se compone de tres calles principales: Barrenkale, Artekale, calle que se unía con el Camino Real, y Goenkale y otros tantos cantones o entrecalles. Entre ellas algunos edificios, aunque de épocas posteriores, han conservado detalles medievales hasta nuestros días. Este es el caso de la portada (hoy ventana) en arco conopial de la casa en Goenkalea 2, las ventanas pareadas del cantón de Arrese o la magnífica planta baja del edificio número 3 de la ya citada calle Goenkale.

 

Elgeta

1elgeta

Alfonso XI, Rey de Castilla, funda Elgeta en 1335. Su fundación, al igual que el de resto de nuevas villas de la comarca, es estratégica. La cercanía de la frontera de Bizkaia y su elevada altitud, a 462 m., no pasan desapercibidas en esta época.


A través de la visita a Elgeta podemos comprobar “in situ” la regularidad y sencillez con la que se trazan los cascos medievales en Debagoiena. La nueva villa sigue una de las morfologías urbanísticas típicas medievales. Es de forma rectangular y las defensas que tuvo no se conservan.
Se articula en torno a una calle principal longitudinal y otra transversal. La calle principal del casco antiguo es la calle de San Roque, en su inicio todavía se conservan las huellas de uno de los dos portales que controlaban el acceso a la Villa.

 

Leintz Gatzaga

1leintz

La visita a Leintz Gatzaga supone retroceder varias centurias en el tiempo. Fue fundada en 1331 por el Rey Alfonso XI, época en la que ya destacaba por su importante actividad salinera.Se trata de uno de los pocos pueblos guipuzcoanos que conserva su aspecto recogido y cercado y la trama urbana medieval casi inalteradas.

 

Su planta se configura a través de una calle principal longitudinal, la calle de San Ignacio, y tres calles paralelas transversales. Al recorrerlas podemos ver 5 de los 7 portales que originariamente se abrían en la muralla.
El portal de San Ignacio, blasonado con el escudo de Castilla, y el portal del Rosario, en la calle del mismo nombre, ofrecen los rincones más pintorescos de la villa. Los demás son: Barandapea, Pilar y Santiago.
Alejado del casco urbano encontramos el Santuario de Dorleta, virgen patrona de los ciclistas. Este enclave ha sido testigo del paso de peregrinos a Santiago y, aunque el edificio actual es del S. XVII, la talla de la Virgen que hay en su interior es gótica.

 

AddThis Social Bookmark Button
   

Retablos del Siglo XVI

 

RETABLOS DEL Siglo XVI

Si algo caracteriza al siglo XVI, a ésta época de inusitada actividad, es la gran euforia constructiva que se vive en el ámbito de los retablos lo que favorece la llegada de artistas franceses además de la intervención de importantes escultores castellanos.
Los conjuntos de Oñate y Bergara sobresalen. En Oñate resulta indispensable la visita a la capilla de la Piedad, situada en el interior de la parroquia de San Miguel. No muy lejos, en el edificio de la Universidad, su capilla alberga una obra maestra de mediados del siglo XVI: nos referimos al retablo dedicado a San Miguel y al Espíritu Santo. La iglesia del Monasterio de Bidaurreta alberga también un buen ejemplo de la retablística del primer renacimiento.
En Bergara, conviene visitar la Parroquia de San Pedro y su fastuoso retablo mayor plateresco de la primera mitad del siglo XVI. Ricamente decorado, sobresalen por su calidad y belleza, las imágenes de los cuatro Evangelistas situados en la predela.
La escultura del renacimiento se completa en nuestra comarca con el magnífico retablo de
Santiago en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Elgeta.

 

Bergara - RETABLO MAYOR DE LA PARROQUIA DE SAN PEDRO

2bergara

El interior de la parroquia de San Pedro alberga importantes obras de arte, el retablo del altar mayor es una de ellas.

 

 

 

 

Realizado en primera mitad del siglo XVI, su decoración se basa en el estilo artístico iniciado en esta época, el plateresco. En él podemos ver como los motivos clásicos se repiten por todo el retablo: grutescos, columnillas abalaustradas y cabezas de hombres, mujeres y ángeles.
El conjunto presenta una estructura muy clara: cinco calles verticales y tres cuerpos horizontales en los que aparecen imágenes de Santos, Apóstoles y escenas de la pasión de Cristo. En el centro, la figura de San Pedro, quien da nombre a la iglesia, y en el ático Cristo crucificado.
La rica decoración del retablo contrasta con la talla de las esculturas. Algunas de ellas todavía no han adquirido las connotaciones del nuevo estilo, pero otras, destacan por su gran calidad. Tal es el caso de las imágenes de los evangelistas de la predela. San Lucas, San Juan, San Mateo y San Marcos se representan con gran fineza y maestría.

 

Elgeta -RETABLO DE SANTIAGO EN LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN

2elgeta

A partir del siglo XIV las vías alternativas al Camino de Santiago oficial adquieren importacia en Guipuzkoa gracias a la fundación de las Villas,por este motivo, hoy en día es posible encontrar varios testimonios relacionados con Santiago en nuestra comarca.

 

 


Uno de ellos es el retablo de Santiago de la Parroquia de la Asunción de Elgeta.
Miguel Llorente realiza en 1564 el retablo que hoy en día podemos observar en la zona del crucero, junto a la puerta de la sacristía. No es de grandes dimensiones y destaca sobre todo por su altura lo cual le confiere gran esbeltez.
Estamos ante un ejemplo único de carácter italianista dentro de Gipuzkoa. Frontones y columnas clásicas se repiten por toda su estructura identificándose con el gusto manierista de finales del siglo XVI.
La parte escultórica también sigue el mismo tratamiento, vemos figuras alargadas y con posturas rígidas. La de Santiago, en el primer cuerpo, lleva el palo de peregrino en la mano derecha.

 

Oñati - RETABLO DE LA UNIVERSIDAD SANCTI SPIRITUS

2onati1

La Universidad de Sancti Spíritus la financia el Obispo oñatiarra Don Rodrigo Mercado de Zuazola.

 

 

 

 

 

Su construcción no sólo supone la introducción de las ideas humanistas en nuestra comarca, sino también la materialización de la corriente artística del siglo XVI, el renacimiento.
Después del esplendor escultórico en la fachada, la capilla de la universidad esconde otra obra maestra. Se trata del retablo plateresco de mediados del siglo XVI atribuible al francés Pierres Picart.
De estructura clara y regular, sobresalen las imágenes situadas en las hornacinas de la calle central. San Miguel con el dragón, la venida del Espíritu Santo, titular de la capilla y de la Universidad, y la Asunción de María rodeada por pequeños angelitos. El movimiento de los pliegues y de las figuras confieren al conjunto gran dinamismo, cercano ya al estilo manierista.

 

Oñati - RETABLO DE LA CAPILLA DE LA PIEDAD

2onati1

El Oñatiarra Rodrigo Mercado de Zuazola, que fuera presidente de la Real Chancillería de Granada y luego, obispo de Avila, mandó construir esta capilla que se nos muestra como un compendio de de las artes del siglo XVI.

 

 

 

El conjunto de esta joya del primer renacimiento lo podemos descubrir en la capilla lateral del altar mayor de la Parroquia de San Miguel. Está compuesto por el mausoleo en Mármol del Obispo, rejas platerescas y por el retablo. Éste último se trata de un extraordinario trabajo de talla en madera trazado por el Vallisoletano Gaspar de Tordesillas que representa escenas de la Pasión de Jesús y de la vida de María.
La contemplación de este retablo no nos deja impasible, el artista nos deleita con su decoración delicada a base de grutescos a candelieri, cabezas de ángeles, veneras y monstruos alados.

 

Oñati - RETABLO DE LA IGLESIA DEL MONASTERIO DE BIDAURRETA

2onati3

Juan López de Lazarraga y su mujer, Juana de Gamboa, fundan a principios del siglo XVI el Monasterio de clarisas franciscanas de Bidaurreta.

 

 

 

 

Con él edifican el primer monasterio femenino de Gipuzkoa y además crean el marco ideal para albergar su sepultura.
El altar mayor de esta acogedora iglesia se decora, desde 1533 hasta 1753, con el que se cree el primer retablo renacentista de la provincia. Realizado por el oñatiarra Juan de Olazarán, hoy en día es posible verlo en el crucero.
En el primer y segundo cuerpo aparecen, bajo arcos aconchados, escenas en relieve del nuevo y antiguo testamento. En el centro, la escena protagonista es el calvario con la Virgen, el Señor y San Juan. En todas ellas se aprecia el gusto renacentista en la talla de paños y cabezas.
No podemos pasar de alto resaltar el ingenio del artista a la hora de realizar los apóstoles de la predela. Los dispone en grupos de tres y cada uno con su atributo: San Pedro con la llave, Santiago con el báculo y sombrero de peregrino, San Juan con el cáliz… y sobre ellos bellas cabezas de ángeles alados.

AddThis Social Bookmark Button
   

Anteiglesias

Las anteiglesias nacen poco antes del s. XIII como entidades civiles con derecho a decidir sobre los asuntos de su territorio. Su nombre deriva de la parte delantera de la iglesia, el lugar oficial designado por el rey para la reunión de los vecinos, y hoy en día forman parte de los municipios en forma de barrios rurales.
Conocer estos núcleos es una experiencia inolvidable. Su visita nos permitirá acercarnos a aspectos etnográficos, históricos y artísticos diseminados por el territorio y su el elemento más característico es la iglesia parroquial.
Las anteiglesias de Aretxabaleta se encuentran enclavadas en paisajes sugerentes con iglesias y casas torres que conviene visitar.
Eskoriatza alberga un gran número de ellas, no podemos perdernos su iglesias, cementerios y caseríos.
En Antzuola, se encuentra la anteiglesia de Uzarraga con su emblematica parroquia de San Juan.
En Arrasate podemos encontrar desde iglesias con cubiertas pintadas con espectaculares cielos estrellados hasta un antiguo balneario declarado monumento provincial.
Oñati a mantenido a lo largo de su compleja historia dos anteiglesias con sus correspondientes iglesias parroquiales, Araotz y Urruxola, que comviene visitar.

Antzuola

3antzuola1

Para conocer una de las anteiglesias más antiguas de Guipuzkoa conviene acercarnos a la anteiglesia de Uzarraga en Antzuola.

Los primeros datos de la iglesia de San Juan de Uzarraga son de 1305 aunque los restos más antiguos se remontan al siglo XIII. La advocación de San Juan ha llevado a relacionar la fundación de la iglesia con la orden de los templarios, por este motivo, los personajes ilustres del valle de Leniz elegían enterrarse en su cementerio.

En el interior alberga un retablo del siglo XVII de Jeronimo de Larrea, de la escuela de Antxieta, y un crucifijo de marfil de la misma época.
Las inmediaciones de esta anteiglesia ofrecen la oportunidad de adentrarnos en paisajes sugerentes. Los caminos que parten de la iglesia nos conducirán hacia antiguas caleras, caseríos blasonados como el de Urrutia y la ermita de Santa Ageda.

Aretxabaleta

3are1

Durante los siglos XIV y XVII Aretxabaleta es una anteiglesia y forma, junto con otras 16, el Valle de Léniz.

El gran número de anteiglesias hace difícil la gestión del valle, por este motivo, en 1630 se deciden crear dos nuevos municipios que agrupen a todas ellas: Aretxabaleta y Eskoriatza. Ambos se encuentran junto al camino Real, la principal vía de comunicación que atraviesa el valle.

Aretxabaleta tiene en la actualidad 7 anteiglesias. En Korueta encontramos la iglesia de Santiago con el retablo del siglo XVI que nos recuerda el paso de peregrinos por nuestro valle. Aozaratza posee evidentes pruebas de la importancia del linaje de los Otalora con su casa torre y con la capilla en la iglesia de San Juan. En Areantza podemos conocer la iglesia de Andra Mari con tallas del siglo XV y en Larriño la de San Cristóbal.
La anteiglesia más cercana al núcleo urbano es Isurieta con la iglesia de San Pedro. Algo más alejada se encuentra Galartza, situada en un alto sobresale el conjunto formado por la iglesia de Santa Lucía y a la casa torre del s. XIV de los Galartza, uno de los linajes más importantes del Valle.
Desde el barrio de Portasol llegamos a Arkarazo. La torre de la iglesia de San Millan la realiza el prolífico Martín Carrera en el siglo XVIII.

Arrasate

3arrasate1

Arrasate está llena de grandes contrastes. Apenas nos alejamos de las principales vías de acceso es posible encontrar 5 anteiglesias entre idílicos entornos rurales.

En Bedoña, incorporada a Mondragón en 1966, la iglesia de Santa Eulalia alberga coquetos detalles como las ventanas románicas de la fachada oeste y la decoración de cielo estrellado en sus bóvedas.

En la iglesia de San Miguel de Garagartza podemos deleitarnos con un relieve plateresco poco común.
De camino hacia Aramaiona atravesamos Gesalibar. Su nombre deriva de la existencia de manantiales de agua sulfurosa en el valle que dieron lugar a la construcción de balnearios. El balneario de Santa Ageda, hoy hospital psiquiátrico, está declarado monumento provincial.
En Udala la iglesia de San Esteban se levanta sobre restos románicos y en sus inmediaciones es posible encontrar antiguos lavaderos y otros aspectos etnográficos interesantes.
Aunque la anteiglesia de Uribarri ha perdido su personalidad rural, hoy en día sigue llamando la atención la iglesia de Santa María de la Esperanza donde es posible observar varios restos románicos.
Aunque no es anteiglesia vale la pena acercarse a ver la ermita de San Valerio de Meatzerreka. Es un testimonio directo del gremio más antiguo de la villa ya que sus primeros datos se remontan a 1434 como sede de los venaqueros, trabajadores de las minas de hierro de Arrasate.

Eskoriatza

3esko1

Durante los siglos XIV y XVII Eskoriatza es una anteiglesia y forma, junto con 16 anteiglesias, el Valle de Léniz.

El gran número de anteiglesias hace difícil la gestión del valle, por este motivo, en 1630, se decide crear dos nuevos municipios que agrupen a todas ellas: Aretxabaleta y Eskoriatza. Ambos se encuentran junto al camino Real, la principal vía de comunicación que atraviesa el valle.

Eskoriatza tiene en la actualidad 7 anteiglesias y su recorrido no defraudará al visitante. Podemos descubrir iglesias que conservan la estructura de la cubierta abovedada de madera como en la ermita de Santa Lucía de Marín, la iglesia de San Miguel en Bolibar y la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Mazmela. En Zarimutz destaca la parroquia de San Pedro con restos medievales.
En Apotzaga disfrutaremos de panorámicas inmejorables y de la posibilidad de visitar el cementerio circular que retoma las estelas de los antiguos cementerios vascos, hoy es considerado conjunto monumental.
Desde la iglesia de San Juan Bautista de Mendiola gozaremos de paisajes sugerentes, en sus inmediaciones podemos ver la ermita de San Andrés de Eraña con sarcófagos medievales en el exterior.
A dos kilómetros del casco urbano de Aretxabaleta se encuentra Gellao. La iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción conserva restos románicos en el acceso.

Oñati

3onati1

El municipio de Oñati se divide en 15 barrios de enorme interés histórico - monumental, pero sólo 2 de ellos son anteiglesias. La visita a estas dos anteiglesias es altamente recomendable por la pervivencia del carácter rural que se respira en ellas.

De camino a Arantzazu encontramos el cruce que nos conduce a la anteiglesia de Araotz. Su situación, alejada del núcleo urbano, propicia que bajo el dominio condal sea refugio de criminales y malhechores. Además, en la vecindad de Aguirre, encontramos la casa natal del polémico colonizador del Amazonas Lope de Aguirre.

La iglesia de San Miguel de Araotz se encuentra en una zona elevada. En este edificio del XVI podremos apreciar restos góticos de un templo precedente así como una interesante cubierta de madera imitando bóveda de crucería. El retablo barroco del altar mayor se decora con la obra de talla del escultor araoztarra, Domingo Zumalde, datada a mitad del s. XVI o principios del s. XVII.
No muy lejos encontramos la anteiglesia de Urruxola. El núcleo se compone de una iglesia parroquial, casa cural, escuela y cementerio. La iglesia de Nuestra Señora de Urruxola es de principios del siglo XVI aunque la mayoría del edificio corresponde a una traza del S. XVII, claro exponente del barroco clasicista. Al igual que en Araotz, la cubierta es de madera imitando bóveda de crucería.

 

AddThis Social Bookmark Button
   

Casas Torre y Palacios del siglo XVI

Durante el siglo XVI pervive la importancia de antiguos linajes de raíz medieval y junto a ellos se encuentran una larga serie de familias socialmente emergentes.
El espíritu renacentista se traduce en la construcción de residencias para las elites locales, se mantienen constantes relaciones con los importantes centros de decisión económicos y numerosos habitantes de nuestra comarca ejercen como secretarios reales, escribanos u otros oficios pero nunca rompen con su villa natal.
Signo de los nuevos tiempos son la transformación que sufren las torres. Estas irán perdiendo su carácter militar a favor de su función residencial y sufrirán cambios en su estructura.
Bergara concentra en su casco histórico un buen número de casonas y casas torre. En Arrasate, en su casco medieval, podemos ver las casonas de Artazubiaga y Andikano-Zelaa.
La localidad de Leintz Gatzaga cuenta asimismo con palacios interesantes como el de Elexalde. En Eskoriatza, podemos visitar el palacio Ibarraundi, actual museo y, en Aretxabaleta, las Casas-Torres de Otalora y de Galartza.

Aretxabaleta

4are1

La Casa-Torre de Otalora se encuentra en una de las zonas más bellas de la comarca. Tras subir la carretera que conduce al pantano de Urkulu, a mano derecha, se alza sobre la loma de la anteiglesia de Aozaratza en Aretxabaleta.

 

La familia Otalora construye su casa torre en el siglo XIV aunque, el aspecto palaciego que vemos en la actualidad se configura más tarde, tras las transformaciones realizadas en el siglo XVI.

La fachada principal nos descubre detalles decorativos interesantes. A la izquierda, un balcón se decora ricamente con molduras, cabezas y rosetas. A la derecha, el escudo imperial, regalo del rey por el servicio prestado, y en el centro el escudo barroco de la familia. Todo se remata con un alero ricamente decorado con figuras geométricas.
Vale la pena rodear el edificio para ver, en la fachada izquierda, una sugerente hilera de ventanas saeteras y sobre ella una preciosa solana de madera.
En la ladera opuesta del valle, la anteiglesia de Galartza conserva una de las casas torres más majestuosas: la Casa-Torre de Galartza. Realizada en el siglo XIV, las transformaciones que ha sufrido a lo largo de los siglos no han mermado el carácter defensivo con el que se concibió en sus orígenes.
La reforma más importante data de finales del siglo XV. En ella se renueva la cubierta y se incorpora un segundo piso abierto con ventanas adinteladas que contrastan con las pequeñas ventanas medievales del piso inferior que podemos observar todavía.

Arrasate

4arrasate1

En poder del Conde de Oñate todavía perdura en el siglo XVI. Algunas familias se resisten a estar bajo su dominio y prefieren incendiar su casa-torre, símbolo de su linaje, a tener que administrarla bajo su mando.


Este es el caso de la familia Artazubiaga de Bedoña que, a principio del siglo XVI, abandona su solar para construir una nueva residencia en el núcleo urbano, el palacio Artazubiaga en la calle Iturriotz de Mondragón.
Este palacio ha conseguido mantener su belleza a lo largo de los siglos aunque hoy en día sólo se conserva la fachada principal del edifico original. En ella apreciamos varios elementos clásicos típicos de ésta época como las columnillas y entablamentos finamente labrados que confieren al ingreso gran elegancia.
Es interesante resaltar el escudo colocado sobre el balcón de la primera planta. Representa la quema de su casa torre, quemada por la libertad de su linaje.
Otra familia que edifica su palacio en el centro del casco histórico es la familia Andikano – Zelaa. El edificio es de sillería y responde al estilo herreriano. En la fachada dos enormes escudos de la familia se esconden tras la galería de madera exterior. Es posterior, neogótica, y no hay ninguna duda de que contribuye a engalanar la plaza del Ayuntamiento.

Bergara

4bergara1

El siglo XVI es un periodo de paz muy próspero para Bergara. El auge económico propicia la construcción de numerosos edificios que reflejan las características artísticas de ésta época.

 

En el entrono urbano se realizan las Casas-Torre de Gabiria, Ozaeta, Ondartza y Olaso. Estas torres pierden su carácter funcional, meramente defensivo, pero todavía mantienen detalles típicos de la arquitectura militar como los garitones rematados en pináculos que podemos ver en el exterior.

Por otra parte, vemos la introducción del gusto renacentista en palacios como el de Arrese y el de Azcarate-Marutegi. Ambos se engalanan con sendos balcones en esquina; este último además, ve decorada su fachada hacia la calle San Pedro con 53 magníficas placas cerámicas de origen alemán y que datan de la primera mitad del siglo XVI.
La Casa Jáuregui, cercana al ayuntamiento, resulta sumamente interesante. Su gran bajorrelieve del año 1500 en la fachada principal esconde escenas cortesanas, de caza y parejas de reyes con cetros.
El Palacio Aroztegi de la calle artekale incorpora ricos detalles del plateresco en su fachada y, el palacio Egino Mallea construido hacia 1585, presenta diferentes elementos arquitectónicos superpuestos exponente del gusto manierista.

Eskoriatza

4esko1

La cercanía del camino real hacia la costa y del río resultan atractivos para el emplazamiento de nuevas residencias. De este modo, el matrimonio entre el Señor de Galartza y Teresa Días de Ayala construye su residencia en el solar de Ibarraundia de Eskoriatza.


El Palacio Ibarraundi que vemos en la actualidad es fruto de diversas transformaciones arquitectónicas. Construido entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI esconde en su interior interesantes huellas del paso del tiempo.
La parte más antigua corresponde al ala oeste. En ella se puede apreciar lo que sería la antigua entrada a la casa torre original, un vano de arco apuntado precedido de unas escaleras. Otro vano abocinado en la sala de audiovisuales contrasta con los grandes ventanales que se han ido abriendo en épocas sucesivas y que han concedido a este edificio un aire palaciego.
Actualmente es la sede del Museo Ibarraundi en el que se exponen objetos relacionados con la etnografía y prehistoria de nuestra comarca.

Leintz Gatzaga

4leintz1

El Conde de Oñate extiende el yugo de su dominio sobre Leintz Gatzaga hasta 1494 para aprovechar los beneficios económicos de la sal. A partir de entonces comienza un nuevo periodo de paz y libertad, los linajes comienzan a construir casas solariegas y palacios de gran belleza.

 

Antes de adentrarnos en el portal de San Ignacio, rodeado por un muro con verja de hierro, se encuentra el palacio de uno de los linajes más antiguos de Leintz Gatzaga, la casa Elexalde.

Construida en el S. XVI sobre el solar donde se ubicaba el castillo del Conde de Oñate su fachada no pasa desapercibida. Es sencilla pero a su vez hermosa ya que incorpora elementos decorativos típicos del plateresco.
La entrada se hace a través de un arco de medio punto con dovelas ornamentadas con rosetas. A ambos lados, dos esbeltas columnas sobre pedestal enmarcan el ingreso y, sobre él podemos ver una concha labrada en la piedra. El balcón del primer piso se remata con un frontón clásico en cuyo interior aparece el escudo de la familia.

 

AddThis Social Bookmark Button
   

Siglo XVII

Tras la ebullición artística del siglo pasado el siglo XVII se desarrolla sosegadamente. La nobleza enriquecida a través de los cargos públicos aprovecha para modificar o construir nuevos palacios.
La mayoría se construyen extramuros, en los arrabales, unidos a las principales vías de comunicación de las poblaciones. Por lo general resultan bastante sobrios y austeros y su principal característica son los motivos heráldicos que decoran las fachadas, sus artísticos aleros y las ricas labores de forja que presentan en ventanas y balcones.
Arrasate ofrece la oportunidad de apreciar dos buenos ejemplos de este tipo de construcciones con el Palacio de Monterrón, y el Palacio de Okendo.
En pleno centro del casco de Leintz Gatzaga encontramos el Palacio Garro con un impresionante escudo en esquina.
En Bergara, además del Ayuntamiento, podemos ver otros dos exponentes del estilo barroco en la Parroquia de San Pedro. El Cristo de la Agonía de Juan de Mesa y el cuadro de la “Adoración de los pastores” de escuela Napolitana.

 

Arrasate

5arrasate1

La paz y la prosperidad económica que se vive en Arrasate posibilita su desarrollo industrial y urbano. Las familias más importantes siguen construyendo grandes palacios para albergar sus residencias.

 

 

 

 

 

Palacio de Monterrón se sitúa al comienzo del arrabal de Zarugalde. El estilo barroco herreriano se traduce en una estructura cuadrada clara y sin apenas decoración. Destacan los balcones de hierro forjado y los dos escudos de la fachada principal de las familias Andikano-Zelaa y Aranguren Unzueta.
Este edificio resulta emblemático no sólo por su monumentalidad sino también porque ha sido lugar de hospedaje de los personajes ilustres que han visitado la villa como Felipe V o la reina Maria Cristina.
En otro de los Arrabales, en el de la Magdalena, se alza imponente el palacio de Okendo. Destaca sobre todo por el gran escudo barroco de la familia Barrutia que sobresale de la fachada de sillería.

 

Bergara

5bergara1

En el siglo XVII Bergara sigue a la cabeza de la producción artística de nuestra comarca tanto en número como importancia.

 

 

 

 

 

El ayuntamiento proyectado por el arquitecto guipuzcoano Lucas de Longa a finales del S. XVII es la obra arquitectónica más significativa. Sigue la estructura típica de las casas consistoriales guipuzcoanas con arquería inferior, planta principal con balcón corrido para los actos institucionales y escudos en la fachada.
La parroquia de San Pedro, en el centro del núcleo urbano, alberga una impactante escultura de la escuela Sevillana barroca. Juan de Mesa realiza el Cristo de la Agonía por encargo del bergarés Juan Pérez de Irazabal en 1622. El tratamiento del cuerpo, la expresión del rostro y el paño de pudor son magistrales, siguen la tradición expresionista característica de esta época.
En la pared lateral derecha encontramos el lienzo de La adoración de los pastores. Es interesante el tratamiento de la luz. Esta se distribuye gradualmente con el efecto del claroscuro, desde la figura principal de Jesús hasta el resto de personajes.

 

Leintz Gatzaga

5leintz1

Durante el siglo XVII el núcleo urbano se desarrolla gradualmente. Leintz Gatzaga va adquiriendo importancia y el paso de personajes ilustres, como Felipe III o Don Juan de Austria, posibilita mejoras en el Camino Real que atraviesa la villa.

 

 

 

 

El estilo barroco lo podemos ver materializado en Leintz Gatzaga con diferentes construcciones pero la mayoría de ellas corresponden al siglo XVIII. El Palacio Garro es de las pocas construcciones del siglo XVII.
Se sitúa entre las calles Santiago y San Ignacio, justo delante de la iglesia parroquial de San Millán. Su estructura es sencilla, cuadrada, pero destaca el alero de madera con canes tallados. En las fachadas se abren grandes balcones con excelente trabajo en las rejas.
Llama la atención el gran escudo en esquina labrado entre la primera y segunda planta. Corresponde a la familia Garro y en él podemos ver las armas de su linaje: una cruz flordelisada con un lobo andante. Estamos ante una nueva tendencia en los edificios de ésta época ya que se rompe con la decoración frontal tradicional.

AddThis Social Bookmark Button
   

Siglo XVIII

A lo largo del siglo XVIII la comarca de Debagoiena es exponente de obras artísticas importantes. A pesar de no ser una época económica muy boyante, principales artistas del interior y fuera de la provincia son requeridos para ejecutar obras que, gracias a las recientes restauraciones, hoy podemos apreciar en su máximo esplendor.
Los arquitectos Carrera actúan prácticamente en todos los pueblos de la comarca. Realizan campanarios, varios palacios y las Casas Consistoriales de Arrasate-Mondragón y de Oñati. Oñati además nos brinda la oportunidad de contemplar dos magníficos retablos en sus iglesias. El Retablo del Altar Mayor de la Parroquia de San Miguel y el Retablo de la Coronación de la Iglesia del Monasterio de Bidaurreta.
La unión de artistas de la talla de Miguel de Irazusta y Salvador Carmona da como resultado uno de los retablos más impresionantes del siglo XVIII, el Retablo del Altar Mayor de Santa Marina de Oxirondo en Bergara.
En Antzuola es interesante la plaza barroca creada a partir de la construcción de la Casa Consistorial, aunque también conviene visitar las cruces del calvario situadas junto a la carretera que conduce a Zumárraga.

 

Antzuola

6antzuola1

El conjunto monumental más interesante de Antzuola lo encontramos en la La Plaza Mayor, en el centro del casco urbano.

 

 

 

 

Su estructura responde al planteamiento de la mayoría de las plazas mayores de esta época concentrando en el mismo área la iglesia parroquial, la casa consistorial y casas o palacios blasonados.
La Casa Consistorial sigue el esquema de los ayuntamientos guipuzcoanos del siglo XVII y XVIII. Diseñado por Miguel Salazar en 1743, consta de un pórtico de tres arcos en el cuerpo inferior, balcón corrido en la planta principal y enorme escudo de la villa coronando la fachada. Merece la pena observar este último ya que incorpora las medias lunas ganadas a los árabes en la batalla de Valdejunquera, hoy recordada en el “Alarde” celebrado anualmente la tercera semana de julio.
Junto al camino que conduce a Zumarraga encontramos las cruces del calvario. El conjunto está formado por tres cruces del siglo XVIII de las que destaca la central con imágenes que aluden a la pasión. Su interés también se relaciona con la tradición popular de traer a los niños a aprender a andar.

 

Arrasate

6arrasate1

Documentos del siglo XVIII describen a Arrasate como un núcleo desarrollado. Consta de tres calles bien hechas en la zona cercada, tres conventos, bellos paseos, cinco arrabales y tres barrios alejados del centro urbano. En total viven unas 1700 personas y consta de 289 casas.

 

 

 

 

Después de varios siglos de prosperidad y desarrollo económico, el siglo XVIII supone el fin y la decadencia de la mayoría de las ferrerías que funcionaban en la villa. A pesar de ellos, se realiza una obra de gran envergadura como es la Casa Consistorial.
Proyectada por el arquitecto guipuzcoano Martín de Carrera en 1755, se alza frente a la parroquia de San Juan Bautista y da como resultado una plaza típica del barroco del siglo XVIII cuya visita no nos defraudará.
La parte más interesante es la fachada de sillería caliza. Se estructura con un pórtico de ingreso abierto con cinco arcos carpaneles, balcones en la planta principal y, como remate, un frontón para albergar el escudo que rompe la línea del alero.
Aunque es un edificio austero incorpora ricos elementos decorativos dispuestos en torno a los vanos. Se aprecian molduras, puttis alados, volutas y rocallas inspiradas en el gusto rococó francés imperante a finales de este siglo y que repetirá profusamente en el Ayuntamiento de Oñati.

 

Bergara

6bergara1

El siglo XVIII está íntimamente relacionado en Bergara a la figura del Conde de Peñaflorida y al Real Seminario Patriótico Bascongado creado bajo la dirección de la Real Sociedad bascongada de Amigos del País.

 

 

 

 

 

La corriente de ideas ilustradas convierte a Bergara en uno de los centros de enseñanza e investigación más importantes de Europa a finales del siglo XVIII.
La manifestación artística más importante de este siglo la encontramos sin embargo en un edificio religioso, la Parroquia de Santa Marina de Oxirondo. El interior de este edificio del siglo XVI es un remanso de tranquilidad alterado solamente por la magnitud y movimiento del Retablo Mayor de Santa Marina.
Declarado oficialmente monumento, la parte a arquitectónica pertenece a Miguel de Irazusta quien realiza entre 1739 – 1742 esta obra imponente. En ella, la ausencia de policromía permite al espectador admirar los detalles del barroco – rococó desde una nueva perspectiva.
Las imágenes que decoran el retablo central y los laterales son de Luis Salvador Carmona, maestro de la escuela madrileña. Son de gran fineza, con delicados detalles que confieren agilidad al conjunto. En el nicho central destaca la de Santa Marina, flanqueada por los santos Abdón y Senén de las calles laterales. En el ático se representa el Salvador y a sus lados las figuras de cuatro virtudes.

 

Oñati

6onati1

Oñate sigue siendo sede de obras artísticas importantes durante el siglo XVIII. Como muestra de ello conviene acercarse a ver la Casa Consistorial o los dos magníficos retablos situados en las dos principales iglesias del municipio.

 

 

 

 

 

En la parroquia de San Miguel de Oñati destaca el Retablo de San Miguel del altar mayor. Este retablo de estilo barroco Churrigueresco lo realiza Juan Bautista de Suso entre 1714 y 1717. La parte arquitectónica aparece policromada y de ella sobresalen varias columnas salomónicas confiriendo movimiento a todo el conjunto.
El Retablo de la Coronación del altar mayor de la iglesia del Monasterio de Bidaurreta se realiza en el siglo XVIII como sustituto de uno del siglo XVI precedente. El nuevo retablo es sobrecogedor. Resulta impresionante tanto por el carácter barroco – rococó de la obra arquitectónica como por la calidad de las esculturas atribuidas a José Sierra.
Como ejemplo de arquitectura de esta época tenemos la Casa Consistorial de Oñati. Realizada en 1764 por Martín de Carrera, sigue la estructura de las casas consistoriales de ésta época aunque incorpora finos detalles decorativos de estilo rococó que contribuyen a embellecer la fachada.

AddThis Social Bookmark Button